Gracias mil veces, humildes gracias, demos a Dios

En la Celebración Eucarística del Domingo de Ramos, los fieles católicos nunca nos cansamos de dar gracias a Dios. Escuintla tiene tantas cosas para dar gracias a Dios nuestro Señor y por eso con fe y devoción, congregados en la Santa Misa, hemos venido a adorarle.

 

Humildes gracias demos a Dios,
que en una Hostia todo se dio.

Gracias mil veces, gracias mil veces.
Humildes gracias demos a Dios.

El que en los cielos encendió el sol
vino a este pueblo con gran amor.

Y allí escondido, con blanda voz,
«Dame», me dice, «tu corazón».

OH dueño mío, Rey y Señor,
¿Cómo pagarte tan rico don?

Los que te siguen y oyen tu voz
la vida eterna tendrán, Señor.

Mi pobre pecho siente,
OH Señor, que desfallece de puro amor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.