Nuestra Fe

Published on 30 marzo 2015 | by Pepe Barrascout

Gracias mil veces, humildes gracias, demos a Dios

En la Celebración Eucarística del Domingo de Ramos, los fieles católicos nunca nos cansamos de dar gracias a Dios. Escuintla tiene tantas cosas para dar gracias a Dios nuestro Señor y por eso con fe y devoción, congregados en la Santa Misa, hemos venido a adorarle.



 

Humildes gracias demos a Dios,
que en una Hostia todo se dio.

Gracias mil veces, gracias mil veces.
Humildes gracias demos a Dios.

El que en los cielos encendió el sol
vino a este pueblo con gran amor.

Y allí escondido, con blanda voz,
“Dame”, me dice, “tu corazón”.

OH dueño mío, Rey y Señor,
¿Cómo pagarte tan rico don?

Los que te siguen y oyen tu voz
la vida eterna tendrán, Señor.

Mi pobre pecho siente,
OH Señor, que desfallece de puro amor.


| 30 marzo 2015 | Nuestra Fe



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑