Evangelio Dominical

Published on 4 octubre 2015 | by Padre Víctor Hugo Villatoro Montenegro

Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre

Desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y mujer. Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, y los dos no serán sino una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne.

«Que el hombre no separe lo que Dios ha unido».

«El que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra aquella; y si una mujer se divorcia de su marido y se casa con otro, también comete adulterio».

Le trajeron entonces a unos niños para que los tocara, pero los discípulos los reprendieron. Al ver esto, Jesús se enojó y les dijo: «Dejen que los niños se acerquen a mí y no se lo impidan, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. Les aseguro que el que no recibe el Reino de Dios como un niño, no entrará en él».

Video de la Homilía de Padre Víctor Hugo Villatoro, en la Catedral de Escuintla, para el XXVII Domingo del Tiempo Ordinario.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Back to Top ↑