¿Para qué sirve ayunar?

El ayuno es un herramienta muy útil en la vida cristiana, que no solo fue predicada por los Padres de la Iglesia y los santos, sino por Jesús mismo.

A continuación, algunas ideas que te servirán para aprovechar mejor el ayuno en Cuaresma y el resto del año.

1. Ayunar es elegir un bien mayor

“Es la privación del bien, para tomar una decisión por un bien mayor”. Además, el ayuno es más comúnmente asociado con la abstención de los alimentos, aunque también puede tomar la forma de renunciar a otros bienes como comodidades y entretenimiento.

2. Da equilibrio a la vida espiritual

“Todo el propósito del ayuno es poner el orden creado y nuestra vida espiritual en un equilibrio adecuado”, debido a que, “como criaturas corporales en un estado posterior a la caída”, es fácil dejar que nuestras “pasiones” busquen los bienes físicos y reemplacen nuestro intelecto. “Ayunar ayuda a hacer más espacio para Dios en nuestra vida”.

3. Es el primer paso para tener control sobre uno mismo

La razón de por qué en 2000 años de cristianismo se ha preferido alimentos (para ayunar) es porque la comida es como el aire. Es como el agua, es lo más fundamental. Ahí es donde dice la Iglesia «detenerse aquí, a este nivel fundamental, y ganar control allí». Es como el primer paso en la vida espiritual.

4. Es bíblico

El primer ayuno fue ordenado por Dios a Adán en el Jardín del Edén, cuando Dios instruyó a Adán y Eva que no comieran del árbol del conocimiento del bien y del mal (Gn 2, 16-17).

Además, esta prohibición divina no era porque el árbol era malo, sino que el fruto estaba destinado “a ser comido en el tiempo correcto y el camino correcto». «De la misma manera, nos abstenemos de los bienes creados para que podamos disfrutarlos en el momento adecuado y la manera correcta”.

Por otra parte, al comienzo de su ministerio, Jesús se abstuvo de comer y beber durante 40 días en el desierto y así “revirtió lo que pasó en el Jardín del Edén”. Como Adán y Eva, Cristo fue tentado por el diablo pero en cambio permaneció obediente al Padre, invirtiendo la desobediencia de Adán y Eva y restaurando nuestra humanidad.

5. Es poderoso

San Basilio el Grande decía que el ayuno es “el arma de protección contra los demonios. Nuestros Ángeles Guardianes realmente se quedan con aquellos que han limpiado sus almas a través del ayuno”.

El ayuno es poderoso porque permite “dejar a un lado este reino (creado) donde el diablo trabaja” y nos ponemos en “comunión con otro reino donde el diablo no puede tocarnos”.

Nos recuerda nuestra fragilidad y nos ayuda a ser más humildes. Sin humildad y oración nuestra experiencia de Dios realmente no se puede desbloquear.

6. Lo pide la Iglesia

Las actuales obligaciones de ayuno fueron establecidas en el Código de Derecho Canónico de 1983.

La Iglesia establece límites claros, fuera de los cuales no se puede considerar que alguien esté practicando la vida cristiana. Es por eso que violar intencionalmente las obligaciones de Cuaresma es un pecado mortal.

*** *** ***
Basado en el texto publicado en Catholic News Agency

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.