Evangelio Dominical

Publicado el 13 octubre 2019 | por Monseñor Víctor Hugo Palma Paúl

¡Aprendamos a agradecer y todo cambiará!

Queridos Hermanos:

Nuevamente el Señor, Divino Maestro, nos instruye este domingo sobre una actitud que no puede faltar en la vida cristiana: es aquella de “agradecer su presencia, sus dones, su salvación”.

Y sin embargo, para agradecer es necesaria la “humildad”: ¡evitemos la soberbia que es una forma de ceguera para no ver a Dios en nuestra vida!.

Dos ejemplos de humildad y gratitud nos presenta hoy la Palabra de Dios:

  1. El caso  de alguien que “aprendió a que ser humilde”, Naamán, el poderoso general extranjero que “aceptó bañarse en un pequeño río -el Jordán, que quiere decir “corriente que baja”- y al ser sanado, agradeció no con cosas -Eliseo no aceptó sus regalos- sino con el testimonio, llevando tierra de Israel a su patria lejana para hacer un altar de gratitud: ¡cuántas veces callamos lo que Dios hace en nosotros, cuando el mundo necesita testigos de su amor!.

Por ello el Salmo 97 lo proclama: “El Señor ha mostrado su amor y su lealtad”, tal y como dice San Pablo, quien a pesar de estar prisionero por Cristo indica a Timoteo que “el Señor es siempre fiel”. A veces, si Dios no nos concede lo que pedimos, pensamos que no le importamos: ¡aprendamos que Él sabe mejor lo que nos conviene que nosotros mismos! Y pidamos con humildad: “Señor, necesito esto o aquello, pero que se haga lo que tú sabes es mejor”.

  1. El segundo ejemplo de gratitud es aquel samaritano sin nombre -una persona casi extranjera y pagana según los judíos- quien al verse libre de la lepra -del latín “leper” o “escama seca” que era su manifestación en la piel- vuelve a agradecer al Señor: ¡aprendamos de los sencillos que sí saben reconocer la acción de Dios en sus vidas!.

Que durante este mes de Octubre Misionero “Bautizados y enviados” tengamos la humildad de reconocer y testimoniar la acción de Dios en nosotros, de hecho la Santa Misa es una “acción de gracias” antes que sólo petición o alabanza, quien vive con gratitud verá cómo su vida cambia, se ilumina, se fortalece.

Y que la Reina y Patrona de Guatemala, Nuestra Señora del Rosario, sea nuestro modelo. Ella, siendo humilde, que no dudó decir en el Magníficat: “Mi alma alaba al Señor, porque Él ha hecho grandes cosas en mí”.

Firma Monseñor Víctor Hugo Palma




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir ↑