Aprovechemos el tiempo de salvación

Queridos hermanos:

Ninguna Cuaresma es igual a la anterior, cada año es una nueva oportunidad que debemos aprovechar mientras tenemos conciencia y suplicamos la Gracia Divina para “transformar nuestra vida volviendo a los caminos del Señor”.

Dios “pasa llamado” y nos invita a “entrar en el ambiente sagrado de la salvación”, ¡no desoigamos la llamada a la Vida, demos el fruto adecuado en el tiempo adecuado!.

Hoy la Palabra de Dios nos presenta la “vocación de Moisés” cuya historia conocemos; todo comienza cuando al ver la higuera que ardía sin consumirse, Dios mismo le invita a “quitarse las sandalias” pues todo será diferente en su vida a partir de aquel encuentro; ¡dejemos también nosotros lo que nos impide vivir esta Cuaresma y aprovecharla, abramos el corazón al terreno sagrado de la Conversión!.

Quien nos llama es el “Dios compasivo y misericordioso” del que habla el salmo responsorial, ¡no temamos, sino confiemos en que sí es posible dar los frutos de la salvación, pues el mismo Dios está de nuestra parte!.

Responder a Dios, escuchando su Palabra y viviendo la oración, ayuno y limosna es en cierta forma una “respuesta justa” de nuestra parte. Si bien, es una gracia y no el logro de nuestros méritos, hoy el mismo Jesús habla del peligro de “no dar el fruto” que Dios espera.

El ejemplo de la higuera estéril, la condena del dueño a que fuera “arrancada” del suelo, pero sobre todo la intervención del jardinero que “pide otra oportunidad, otro tiempo para responder” es una hermosa y seria síntesis de nuestra historia; ¡reconozcamos que no hemos dado los frutos que vienen de la fe, la esperanza y la caridad y no perdamos la confianza, el Señor nos dá esta Cuaresma como el tiempo de gracia y la segunda oportunidad!.

Hay quienes olvidan que “a veces la vida termina de pronto –accidentes, enfermedades incurables, etc- y que, sin vivir en miedo, sí debemos aprovechar la que puede ser “nuestra última Cuaresma” (Papa Francisco).

Salgamos de nuestra irresponsabilidad y pereza espiritual, superemos el desinterés y ayudemos a quienes viven “inconscientes” en el tiempo de conversión, ¡seamos heraldos, mensajeros y “despertadores” para nosotros mismos y nuestros hermanos!.

Y continuemos realizando nuestro “programa de Cuaresma” –nuestra Confesión, las obras de misericordia, la oración, el ayuno- y con su Gracia el Señor nos ayudará a aprovechar el tiempo de la salvación.

Nos acompaña y nos anima María, Madre de la Iglesia e intercesora ante el Divino Jardinero, Cristo por quien vivimos y aprovechamos la oportunidad de esta Cuaresma 2019.

Firma Monseñor Víctor Hugo Palma

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.