Evangelio Dominical

Publicado el 5 junio 2016 | por Monseñor Víctor Hugo Palma Paúl

La Misericordia vence la muerte

Queridos Hermanos y Hermanas:

En medio prácticamente del Año de la Misericordia, la Palabra de Dios nos invita hoy a la contemplación de la acción misericordiosa de Dios que “vence la muerte” y hace brotar de nuevo la vida en medio del dolor y quizás hasta de la duda humana.

Dos cuadros que podemos decir son “paralelos” pero donde el Antiguo Testamento prepara el Nuevo, nos presentan casos similares:

  1. La muerte de un niño (1ª. lectura de 1er. Libro de los Reyes) hijo  de una mujer que tuvo compasión del profeta Elías, hace que éste, ante el dolor materno invoque a Dios y el Señor devuelve la vida al pequeño: ¡Dios escucha nuestra oración porque se apiada ante el dolor humano!;
  2. La muerte de un joven, hijo único de una viuda hace que Jesús actúe y “tocando el féretro” del difunto, le devuelva la vida y lo devuelva también a su madre. Pero en este caso se menciona muy claramente dos acciones de Jesús que nos descubren su “corazón misericordioso”:
    1. Jesús “se conmueve” cuando ve el drama de la mujer que llora nada menos a que su “hijo único”, ello nos hace pensar en el drama del mismo Jesús que siendo hijo único de María, también provará la muerte, y naturalmente por eso este milagro en cierto modo anuncia la resurrección del mismo Jesús;
    2. Jesús “toca el ataúd” y ordena al joven volver a la vida, tal y como lo dicen Juan 5, 28: “Llegará la hora en que los que están en los sepulcros oirán su voz y volverán a la vida”. Lo llamativo es el hecho del “acercarse y tocar”, el la mentalidad judía el contacto con un muerto era algo prohibido, pero Jesús da más importancia al dolor y “toma contacto”, tal y como lo hace el Buen Samaritano con el hombre herido en el camino (Lc 10,33); el samaritano “también se conmovió” y “vendó las heridas del hombre del camino”, ¡Cristo nos da ejemplo de compasión, de misericordia, no solo sintiendo el dolor de quien sufre, sino “acercándonos” en sentido concreto a ese dolor!.

El Papa Francisco nos pide en este Año de la Misericordia “recolocar la vida maestra” el fundamento de la vida cristiana eclesial, se trata de recobrar dos cosas: la capacidad de conmovernos y no ser indiferentes a ningún dolor humano físico o espiritual, y de acercarnos a cambiar en todo lo posible la vía de la muerte.

Aquella aldea se llamaba Naím que quiere decir “delicias” y ciertamente, la amargura de la muerte se transformó en la delicia de la vida recobrada y del corazón consolado por la Divina Misericordia.

Vayamos también nosotros a los caminos de nuestra tierra escuintleca a “vivir la compasión y la cercanía” ante las víctimas de la muerte violenta, de la droga, de la confusión, no solamente las madres sino familias enteras esperan el mensaje y los gestos concretos de la vida nueva que podemos llevar en la misión al servicio del Evangelio.

Oremos hermanos todos, por los Sacerdotes, se ha celebrado este 3 de Junio la Solemnidad del Sagrado Corazón, ¡que nuestros pastores vayan a donde hay dolor y angustia por cualquier tipo de muerte física o espiritual! y tengan –y tengamos todos- los sentimientos de Jesús misericordioso, a quienes tantos esperan en su “visita de vida” por nuestro medio.

Que imiten a Jesús en su misericordia y mediante la Confesión para que muchos hijos sean “devueltos a sus madres” (San Agustín) a sus hogares, a la comunidad y Dios sea glorificado por la acción misericordiosa de sus hijos e hijas en Escuintla.

Así nos lo conceda la Madre de la Misericordia, María Santísima quien recobró gozosa a su Hijo al tercer día en su Resurrección.

Firma Monseñor Víctor Hugo Palma




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir ↑