Noticias

Published on 26 enero 2016 | by Pepe Barrascout

Laudato Si – en 30 frases (1ra parte)

Laudato Si – en 30 frases (1ra parte)

Dentro de la gran tradición de la doctrina social, iniciada con la Rerum Novarum en 1891, la Encíclica es un buen ejemplo de cómo el cristianismo aporta nuevos horizontes a la humanidad y la eleva a una nueva dimensión creativa.

Queremos compartir algunas frases para tener presentes. En ningún caso pretenden ser un resumen completo y, desde luego, no sustituyen a su lectura de “Laudato Si” (77 páginas, 172 notas). Pero aportan algo del “espíritu” de estas palabras memorables que podemos difundir.

  1. La tecnología que, ligada a las finanzas, pretende ser la única solución de los problemas, de hecho suele ser incapaz de ver el misterio de las múltiples relaciones que existen entre las cosas, y por eso a veces resuelve un problema creando otros.
  2. La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería.
  3. Un problema particularmente serio es el de la calidad del agua disponible para los pobres, que provoca muchas muertes todos los días.
  4. Porque todas las criaturas están conectadas, cada una debe ser valorada con afecto y admiración, y todos los seres nos necesitamos unos a otros.
  5. La verdadera sabiduría, producto de la reflexión, del diálogo y del encuentro generoso entre las personas, no se consigue con una mera acumulación de datos que termina saturando y obnubilando, en una especie de contaminación mental.
  6. En lugar de resolver los problemas de los pobres y de pensar en un mundo diferente, algunos atinan sólo a proponer una reducción de la natalidad. No faltan presiones internacionales a los países en desarrollo, condicionando ayudas económicas a ciertas políticas de «salud reproductiva».
  7. Culpar al aumento de la población y no al consumismo extremo y selectivo de algunos es un modo de no enfrentar los problemas.
  8. Necesitamos fortalecer la conciencia de que somos una sola familia humana.
  9. Si de verdad queremos construir una ecología que nos permita sanar todo lo que hemos destruido, entonces ninguna rama de las ciencias y ninguna forma de sabiduría puede ser dejada de lado, tampoco la religiosa con su propio lenguaje.
  10. ¡Qué maravillosa certeza es que la vida de cada persona no se pierde en un desesperante caos, en un mundo regido por la pura casualidad o por ciclos que se repiten sin sentido!

Laudato Si – en 30 frases – Primera parte, Segunda parte, Tercera parte.

Laudato Si




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑