Monseñor Víctor Hugo Palma - Fiestas Patrias - Guatemala

Mensaje con motivo de las fiestas patrias

Conociendo Nuestra Fe
Mensaje con motivo de las fiestas patrias
Loading
/

Hermanos, Guatemala nuestra bella patria, será realmente distinta, habrá una Guatemala distinta cuando tengamos guatemaltecos y guatemaltecas distintos de corazón.

En este saludo por las fiestas patrias, quisiera tener la ocasión de dirigirme a ustedes, para recordar que siempre hay que construir la patria. La independencia es un proceso que continúa. Y continúa liberándonos de las cadenas del mal, de las cadenas que son no tan invisibles y que están presentes en nuestra tierra.

Todo cambio requiere cambio personal, un cambio interior de nada sirve hablar de cambio, si no cambian las personas por eso un deseo de renovación, como el que se siente en los ambientes patrios es un deseo que nace del corazón, pero tiene que tocar también el corazón. En el fondo no habrá una tierra nueva si no hay hombres y mujeres y jóvenes y hasta niños nuevos, toda la población renovada en el nombre de Jesucristo como dice la Carta a los Efesios: deseo que se renueven en ese hombre nuevo creado en justicia y santidad (cf Ef 4, 22-25).

Qué importante entonces continuar siempre con la predicación del Evangelio, pero una predicación que tiene que llegar a la transformación del corazón, a una opción por ella.

¿Qué sucede en nuestra tierra de la Costa Sur? bueno es una tierra que nunca terminará de renovarse, pero permítame señalar que hay mucho deseo de bien y de justicia, a veces demasiado solo en el aspecto material. Se habla de violencia, se habla de injusticia en nuestros tribunales y cuando falla la justicia a nivel local, pues ¿dónde puede haber esperanza?

Se habla ya dijimos de progreso, pero de qué sirve tener un progreso material, que evidentemente no llega a todos porque hay ciertas circunstancias que no lo favorecen, si no hay un poco de solidaridad, un poco de apertura al hermano. Una tierra donde también hay mucha indiferencia. Sabemos la realidad de esta tierra formada en un 60% de otros orígenes nacionales, entonces la comunidad cuesta mucho construirla, la indiferencia cuando pasa algo pues no es conmigo eso que le pasó a esa persona.

Que nuestras fiestas patrias, sean una ocasión para que nosotros buscando esa Guatemala diferente, ese cambio del que tanto se habla, recordemos que parte del cambio del corazón, del sentimiento hacia los hermanos.

Que sigamos construyendo siempre la libertad, no es una fecha, es un comienzo de un camino, como cuando el Señor le dijo a Israel: mira, te entrego la tierra, mantenla en la libertad, en la justicia (cf Dt 6).

Nos ayuda mucho la Virgen patrona de Guatemala, la Virgen de Rosario, Nuestra Señora de los Dolores, que se celebra el 15 de septiembre y en esta tierra, la Inmaculada Concepción, nos haga vivir como personas renovadas en la conciencia, en lo que hacemos, en lo que decimos, por la Gracia del Espíritu de Dios.

Guatemala, muy buena fiesta de independencia. Amén.

Monseñor Víctor Hugo Palma - Fiestas Patrias - Guatemala

Deja un comentario