Evangelio Dominical

Published on 19 marzo 2017 | by Monseñor Víctor Hugo Palma Paúl

Acerquémonos a Cristo, fuente de agua viva

Queridos hermanos y hermanas:

A partir de este tercer domingo de Cuaresma la Palabra de Dios nos ofrece las maravillosas invitaciones del Señor a la conversión. Son los temas del antiguo “catecumenado”: el camino que los cristianos hacían para poder recibir el Bautismo en la noche pascual.

Concretamente hoy se nos invita a “dejar el agua contaminada, el agua envenenada del pecado” para acercarnos a Cristo y saciar en Él nuestra sed profunda de felicidad, vida y luz auténticas.

Ya la primera lectura del Antiguo Testamento nos presenta a un pueblo que, si bien ha sido liberado de Egipto, no encuentra la vida en el desierto y por lo tanto “murmura”. Dicha murmuración en la Biblia es signo de la “falta de Fe” y disposición a seguir el camino hacia la Tierra Prometida: ¡pidamos el aumento de Fe, nosotros que como caminantes en Cuaresma muchas veces nos cansamos de luchar contra nuestros pecados y queremos “volver al Egipto de nuestra muerte espiritual!.

Moisés “golpea la roca” y sale agua: esos golpes son figura de la Pasión de Aquel que recibió golpes y sufrimiento pero que es  la “fuente del agua viva”: ¡oremos todos los viernes el Santo Viacrucis y acerquémonos a los que hoy son golpeados en el cuerpo o en el espíritu!.

En la excelente página del Evangelio según San Juan encontramos toda una catequesis:

1) Como la mujer samaritana, tantas veces volvemos al pozo que no nos sacia: nuestros vicios, nuestras mentiras, nuestra vanidad: ¡reconozcamos que nos hemos habituado a “tomar agua sucia que nos enferma y hemos dejado a Dios, fuente de la vida verdadera” decía el autor Orígenes hace muchos siglos;

2) Cristo comienza pidiendo un poco de agua y termina dando el don del Espíritu a aquella mujer. Como a ella nos dice: “Si supieras quien te pide de beber, le pedirías y él te daría “agua viva”. Aquel pozo de agua estancada es figura de nuestra existencia envenenada por nuestros pecados y malos caminos: la mujer que había tenido cinco maridos –figura de muchos caminos engañosos y de desilusión-  dejó su cántaro junto al pozo y fue a la ciudad a decir que había encontrado al Mesías: ¡dejemos nosotros aquello que no nos da la felicidad verdadera y convirtámonos en testigos de “esa fuente de Agua verdadera que es Cristo!

Hermanos y hermanas, que las duras situaciones de una “cultura de muerte” en Guatemala (pensemos en el drama de aquellas jovencitas muertas en un incendio y víctimas de explotación, o en el clima delincuencial y de vicio de Escuintla) nos animen a ser sinceros: hasta ahora hemos ido de pozo en pozo y de falsa felicidad en falsa dicha.

Que la Santa Confesión nos anime a “dejar el cántaro de nuestros caminos equivocados, de nuestras muchas veces de pecar y deber lamentarnos, y caminar hacia Cristo, haciendo nuestra con sinceridad la expresión del Salmo: “Mi alma tiene sed de ti, Señor, no me escondas tu rostro” (Salmo 63).

Firma Monseñor Víctor Hugo Palma




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑