Oraciones

Published on 25 agosto 2015 | by Pepe Barrascout

¿Cómo rezar cuando alguien nos hace sufrir?

Démonos a nosotros mismos la oportunidad de dar rienda a nuestra misericordia, y confiar en Dios para remediar nuestros problemas.

Existen personas que nos hacen sufrir. Sabiendo o no, queriendo o no, ellas nos hacen pasar por malos momentos. Sus palabras nos hacen daño, sus actitudes nos humillan y somos afectados de forma negativa por su falta de responsabilidad, su infidelidad, su temperamento inestable, sus olvidos y negligencias.

Delante de personas así, podemos reaccionar siendo con ellas del mismo modo que ellas son con nosotros, para que “vean lo que se siente”; podemos también enfrentarlas, decirles sus verdades y poner un “suficiente” en esta situación; y podemos inclusive evadir el problema, ignorándolo. Pero sabemos que estos recursos, a la larga no funcionarán y en muchas ocasiones, sólo incrementarán los ataques de la otra persona.

Mientras tanto, podemos también, buscar el momento y las palabras mas adecuadas para ayudar a la persona a ver lo que está sucediendo. Podemos colocar amor en la situación. “Donde no hay amor, pon amor y encontrarás amor” (San Juan de la Cruz). Finalmente, orar por esas personas.

Orar por una persona que queremos, es fácil. Pero orar por una persona que nos hace sufrir es muy difícil.

El simple hecho de recordar a esa persona, talvez puede hacerte sentir mal. Y si llega a rezar una oración, lo mas probable es que sea para pedir, que esa persona desaparezca, que le de una buena lección o que simplemente la haga de nuevo de forma diferente.

Incluso con sentimientos así, intenta orar, intenta nuevamente. Verás que la oración va a amansar su corazón, poco a poco, porque en la oración se hace presente el Espíritu de Dios, que es amor y el Amor en persona irá renovando su corazón.

Al rezar por quien nos hace sufrir, te das la oportunidad de dar rienda a nuestra misericordia, y confiar en Dios para remediar nuestros problemas. Y Dios le hace ver que el rencor, la venganza, la falta de perdón, el resentimiento, el odio no son virtudes cristianas.

Dios nos enseña a ser como Él: rico en misericordia, dispuesto a perdonar siempre (aunque no lo merezcamos), tolerante, paciente, compasivo. “Padre perdónales, porque no saben lo que hacen” (Lc 23, 34). “Hoy estarás conmigo en el Paraíso” (Lc 23, 43).

El Espíritu Santo comienza a modelar tu corazón conforme al de Dios. Verás que todo ese rencor en tu corazón y veneno que intoxica, a medida en que te purificas de el, es substituido por la miel de la caridad cristiana, la vida se vuelve mucho mas ligera.

Ya fue grande el sufrimiento que esa persona te causó. ¿Todavía quieres empeorar ese sufrimiento, sintiendo rencor?

Si rezas con fe y caridad por quien te hace sufrir, Dios actuará. No esperes resultados inmediatos, pero ten esperanza, confianza absoluta en Dios.

A continuación, una sugerencia de oración de intercesión y sanación, del Padre Emiliano Tardif:

Padre de bondad, Padre de amor,
yo te bendigo, te alabo y te doy gracias,
porque por amor, nos diste a Jesús.
Te agradezco Padre, porque a la luz de tu Espíritu,
comprendemos que Él es la luz,
la verdad y el buen pastor, que vino
para que tengamos vida en abundancia.

Hoy, Padre, quiero presentarte
esto hijo(a), (nombre de la persona).
To lo conoces por su nombre.
Yo te lo presento a Ti, Señor,
para que Tu coloques tus ojos
de Padre amoroso, sobre su vida.
Tu conoces su corazón
y también las heridas de su historia personal.
Tu conoces todo lo que él quiso hacer y no hizo.
Conoces también lo que él hace
y lo que le hicieron, hiriéndolo.
Tu conoces sus limitaciones, errores y pecados.
Conoces los traumas y complejos de su vida.

Yo te pido Padre, que,
por el amor que tienes a tu hijo Jesucristo,
derrames tu Espíritu sobre él,
para que el calor de tu amor,
penetre en lo mas íntimo de su corazón.
Tu que curas los corazones destruidos,
cura a este hermano, Padre.
Entra en ese corazón, Señor Jesús,
como entraste en aquella casa
donde estaban tus discípulos llenos de miedo.
Entra en ese corazón y dale tu paz y tu amor.
Pasa por su vida y cura su corazón.

Haz brotar, Señor en él, los frutos de tu presencia.
Dale el fruto de tu Espíritu, que es el amor, la paz y la alegría.
Haz que venga sobre él, el Espíritu de las bienaventuranzas,
para que él las pueda saborear
y pueda buscar tu rostro cada día,
viviendo sin complejos ni traumas,
junto a su cónyuge, su familia, sus hermanos.

Te agradezco Padre, por lo que estás
haciendo hoy en la vida de él.
Te agradezco porque tu nos curas,
porque tu nos liberas, porque tu rompes
las cadenas y nos das la libertad.
Gracias Señor,
porque somos templo de tu Espíritu
y ese templo no puede ser destruido,
porque es la casa de Dios.
Te agradezco Señor, por la fe.
Te agradezco también por el amor
que colocaste en nuestros corazones.
Amén.

Rezando el Rosario

*** *** ***
Basado en el texto publicado en Aleteia.




One Response to ¿Cómo rezar cuando alguien nos hace sufrir?

  1. Mayra says:

    Es una hermosa oracion!! Yo en este momento q sufro mucho x un amor le rezo a mi Dios para q n suelte mi mano y cure mis heridas.. Soy una persona muy nerviosa y eso me esta trayendo consecuencias a mi salud.. Me siento morir x dentro pero tengo fe q esto va a pasar en un tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑