Evangelio Dominical

Published on 9 septiembre 2015 | by Pepe Barrascout

¡Effetá!, ¡Ábrete!

Jesús predicaba el Evangelio del Reino y curaba las enfermedades y dolencias del pueblo. Aleluya, Aleluya.

…después, mirando al cielo, suspiró y le dijo: “¡Effetá! (que quiere decir ¡Ábrete!). Al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la lengua y empezó a hablar sin dificultad…

…y todos estaban asombrados y decían:”¡Que bien lo hace todo! Hace oír a los sordos y hablar a los mudos”…

XXIII Domingo del Tiempo Ordinario. Video de la Homilía con Monseñor Víctor Hugo Palma, Obispo de la Diócesis de Escuintla.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Back to Top ↑