Evangelio Dominical

Published on 8 enero 2017 | by Monseñor Víctor Hugo Palma Paúl

La salvación para todos en lo sencillo

Solemnidad de la Epifanía del Señor

Queridos hermanos y hermanas:

Este Domingo de la Epifanía o “manifestación del Señor a todos los pueblos”, es la culminación del tiempo de Navidad: mañana lunes 9 de enero tendremos la Fiesta de Bautismo del Señor y entraremos en el “tiempo ordinario”, ocasión para encontrar al Señor “todos los días en todos los aspectos de nuestra vida”.

Pero hoy la atención va a los hermosos signos que nos trae la Palabra de Dios mediante tres mensajeros, escuchándolos, nos demos cuenta de que Epifanía es ocasión de contemplación, acción de gracias e impulso misionero de la Iglesia:

  1. Isaías en la primera lectura: Aquel que nació en Navidad es la “luz para todos los pueblos: toda la Humanidad simbolizada precisamente en lo que Israel llamaba “pueblos” es beneficiada por la luz abundante del Mesías, que es al mismo tiempo “luz y camino” para “todo hombre que viene a este mundo” (Juan 1,9);
  2. Incluso aquellos que eran considerados “paganos” es decir no herederos de la bendición de Abraham son objeto del amor cuidadoso de Dios, que ha enviado a su Hijo, tal como lo afirma San Pablo en la carta a los efesios;
  3. Finalmente el Evangelista San Mateo recoge la famosa escena de la “visita de los magos de oriente”: ellos son símbolo de aquellos “pueblos, naciones, culturas” que había anunciado Isaías y cantado San Pablo. Personajes que nos remiten a “todo hombre que  busca sinceramente a Dios en su corazón” (San Juan Pablo II), evocan para nosotros al menos dos exigencias delante del Pesebre de los Reyes Magos frente a Jesús: en primer lugar, al contrario de Herodes que niega al Mesías que ha nacido y tratará de  eliminarlo, ellos saben reconocerlo en la sencillez de un pequeño pueblo (Belén) y de una madre con un pequeño, la presencia de Dios.

Ellos nos invitan “hacer camino” todo este año nuevo, siguiendo los signos que, como la estrella, nos invitarán a salir de nosotros mismos y encontrar al Señor en lo sencillo y humilde. También se nos invita a ser “signos que orienten a Cristo” para cualquier persona, de cualquier condición y modo de pensamiento y de vida, pues la voluntad de Dios es que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la Verdad.

Dispongámonos a ir más allá de la mera celebración tradicional, con todo su valor simbólico, para entender el hermoso proyecto de Dios, una salvación a la que nosotros también colaboramos a orientar todo el año nuevo mediante nuestras palabras y acciones: ¡busquemos, encontremos y llevemos a toda persona al encuentro con el Señor, humilde pero grandioso Señor recostado hoy en un sencillo pesebre!.

Firma Monseñor Víctor Hugo Palma




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑