Evangelio Dominical

Published on 18 diciembre 2016 | by Monseñor Víctor Hugo Palma Paúl

La Virgen Madre

Queridos hermanos y hermanas:

El cuarto domingo de Adviento, tan cerca de la Natividad del Señor, nos hace una invitación a “contemplar” el maravilloso signo de nuestra salvación: Dios ha querido redimirnos de modo absolutamente gratuito, más allá de todo mérito, y lo ha hecho enviando a su Hijo al mundo “nacido de una virgen”.

A diferencia de otros nacimientos milagrosos de mujeres estériles (Sansón,  Juan Bautista, etc.) el hecho maravilloso de la “virginidad de María” encierra algo más que un milagro espléndido: ¡Dios nos salva por su amor gratuito en forma nunca antes vista!

Ese nacimiento maravilloso ya es anunciado claramente en la primera lectura del profeta Isaías: mientras el rey Acaz fortifica las murallas de Jerusalén ante el peligro de una guerra terrible, el profeta le propone un “signo” extraordinario: la “virgen” dará a luz un hijo, un niño nacido como señal de esperanza en tiempo de guerra.

Ciertamente a Acaz le nació  un hijo (el rey Ezequías) pero de un matrimonio normal. Por ello Isaías veía un futuro extraordinario, la concepción y nacimiento de Cristo, hijo de la virgen llamada María.  Otro hombre justo, en el Evangelio, recibe el signo de la salvación de Dios “gratuita”: es José, desposado con María que resulta esperando antes de convivir juntos como claramente  lo indica el Evangelio según San Mateo.

También José como Acaz, tiene temor, pero el Señor le aclara y le llama a ser el padre adoptivo de aquel niño obra del Espíritu Santo y José hombre justo, acepta esa misión.

El mensaje para nosotros es importante:

  1. Contra las mentiras de muchos protestantes (si bien Lutero mismo veneraba a María Virgen) y de otros enemigos de la Fe,  nosotros debemos apreciar mucho la “virginidad de María” que significa que somos salvados “por Gracia” como dice San Pablo: ninguno puede “merecer la salvación” si bien estamos llamados a responder con nuestras palabras, pensamientos y obras al don de Dios;
  2. Como José pero también como María debemos “creer que Dios puede actuar más allá de lo que humanamente parece imposible (la misma concepción virginal de Jesús): ¡pidamos al Señor que viene, el aumento de Fe! Sobre todo cuando las situaciones más duras nos llenan del temor que tuvo el rey Acaz; la violencia, la falta de respeto a la vida en Escuintla;
  3. Y protejamos con valor al “no nacido” al que leyes pro aborto en Guatemala no consideran un ser humano y pretenden la aprobación del aborto.

Finalmente, mientras realizamos estos días las Posadas  y preparamos en el Nacimiento en casa y en la parroquia “contemplemos” el regalo de Dios en el Hijo de la Virgen Madre.

Firma Monseñor Víctor Hugo Palma




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Back to Top ↑