Evangelio Dominical

Publicado el 29 julio 2018 | por Monseñor Víctor Hugo Palma Paúl

¡No nos perdamos el mejor banquete!

Queridos hermanos:

La Palabra de Dios de este domingo nos trae una enseñanza fundamental y muy hermosa: la santa Misa, la celebración de la Eucaristía dominical es siempre “el mejor banquete” porque está compuesto de los dos alimentos que se complementan, el Pan de la Palabra y el Pan bajado del cielo, la Eucaristía.

No sucede así en los cultos protestantes o evangélicos, sumamente empobrecidos con la Biblia sin la Eucaristía. Nosotros en cambio, sin merecerlo tenemos el “banquete completo” que nos nutre en verdad y nos ayuda a avanzar en el camino del seguimiento del Señor.

Banquete completo y “gratuito” pues no bastarían todas las riquezas de la tierra en su comparación; banquete que nos transforma y nos une a Cristo en su Cuerpo Místico, la Iglesia y en su Cuerpo Eucarístico, la Santa Comunión: ¡no nos perdamos entonces el mejor banquete al que podemos ser invitados! “dejemos las excusas, la pereza, la falta de fe y la vergüenza de ocuparnos el domingo de todo, menos del Señor y su banquete!.

En la primera lectura ya el hermoso milagro del profeta Eliseo marca la “abundancia y gratuidad de lo que será el banquete cristiano de la Eucaristía”: con apenas veinte panes comieron cien hombres.

Pero es sobre todo en el Evangelio donde se descubre el valor inmenso del banquete dominical cristiano:

  1. Cristo logra dar de comer al pueblo que lo sigue de modo abundante, sobraron doce canastos de lo que apenas habían sido unos panes y unos peces: ¡el Señor siempre actúa en abundancia, siempre da mucho más de lo que esperamos y merecemos!.
  2. Se trata de un “banquete para todos” de donde recordamos que si bien es importante y necesario estar preparado para participar en la Santa Misa y cuánto más para tomar la Eucaristía, como bien lo dice el Papa Francisco, “no se trata de una recompensa para los perfectos”, ¿quién de nosotros está totalmente preparado para asistir y comulgar en la Santa Misa?. Sin embargo, si nos mueven el amor y el respeto, trataremos de estar “en la Gracia de Dios” asistiendo si es necesario antes a la Confesión y haciendo de corazón el “acto penitencial” del inicio de la celebración;
  3. Es un banquete que refleja la misión del mismo Cristo en el mundo: hacer presente la vida donde hay carestía y muerte, hacer presente los dones gratuitos de Dios en un mundo de egoísmo, donde todo se paga y se pone interés no en “los valores” sino “en el precio de las cosas”. Es así que como lo dice hermosamente San Pablo en la Carta a los Efesios: ahora somos uno, ahora tenemos un solo cuerpo y un solo espíritu los que participamos del mismo banquete, del mejor banquete en la santa Misa.

Pidamos que ese banquete nos prepare a ayudar con el pan material y el pan del amor a quienes no lo tienen. Que evitemos “tirar el pan que sobra a unos y falta a otros”.

Que como María, nuestra Señora del Carmen cuyo mes estamos finalizando, todos “guiemos como estrellas en el cielo de la Fe, a los demás hermanos hacia Cristo” pues en Él no hay muerte, oscuridad o hambre, sino el luminoso banquete de la caridad. Así sea.

Firma Monseñor Víctor Hugo Palma




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir ↑