Homilías

Published on 31 enero 2016 | by Monseñor Víctor Hugo Palma Paúl

¡No rechacemos la Misericordia del Señor!

Queridos Hermanos y Hermanas:

La Palabra de Dios en este domingo nos presenta la escena central del Evangelio como continuación de aquella del domingo pasado: Cristo, revelador de la Misericordia del Padre y profeta que anuncia “el tiempo del perdón, de la liberación del pecado y de la muerte” pronuncia nuevamente que “las promesas de Dios” en la Escritura “se cumplen hoy”, es decir con su misma presencia entre nosotros.

Si alguien nos dijera que el médico y la medicina son lo mismo, nos costaría creerlo, pero en el camino de la Fe, aquel que nos a traído la salvación es el mismo que la realiza, Jesucristo: ¡Él es el hoy de Dios! Y estamos llamados a abrir nuestros corazones y nuestra vida a su anuncio y acción para tener vida nueva y alegría verdadera.

Pero, como el mismo Papa Francisco nos indica en sus enseñanzas para el Año de la Misericordia: “Hay quienes se resisten a este momento de Dios, quienes rechazan la misericordia divina”.

Cierto, ya en la primera lectura, cuando el Señor presenta a su profeta, en este caso la vocación de Jeremías, se indica que “habría contra él oposición” pero que el profeta no pude echarse atrás, sino ser fiel a su misión.

En el caso de Jesucristo, el más grande profeta y al que anunciaron todos los profetas se cumple el destino dramático de Jeremías:

  1. Ante el anuncio de la “hora de la salvación” Jesús es criticado porque tiene un origen humilde; ¡ay de los que buscan predicadores de elegancia materialista, artistas de falsos evangelios que encantan a los ojos pero desvían el corazón!. Como vemos, hay en nosotros un “amor a la grandeza, a la fama, al espectáculo (“le pedían que hiciera algún milagro delante de ellos”);
  2. En el fondo, aquellas gentes eran “nacionalistas ciegos” y rechazaban a quienes no eran de su pueblo; ¡también hoy hay quienes se sienten bien religiosamente porque se creen mejores que los demás, más dignos de Dios que los sencillos!;
  3. La escena termina cuando Jesús se retira; Él seguirá llevando el anuncio de la Misericordia para todas las persona, sin hacer distinciones de nacionalidad, de edad, de condición social. Aquellos se quedan en su pequeño y orgulloso pueblo, con su orgullo, con su prejuicio han rechazado al enviado de Dios.

¡Abramos nosotros nuestro corazón con humildad y no rechacemos la misericordia! Que en este Año tan especial, pueda el Señor cumplir lo que promete en la Escritura: “Miren que estoy a la puerta y llamo, dichoso quien me abre” (Ap 3, 20).

Y que como el mismo Señor nuestro Maestro, le imitemos como “misioneros de la Misericordia” en su servicio incansable a la Buena Nueva de la salvación; a pesar de rechazarlo, el mundo necesita urgentemente de ese “hoy” de la salvación que es el mismo Jesús de Nazareth.

Firma Monseñor Víctor Hugo Palma




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑