Vivamos la Palabra, seamos pescadores de hombres

Queridos hermanos: 

Hoy celebramos el “Domingo de la Palabra de Dios” como nos ha indicado el Papa Francisco en su carta “Les abrió el entendimiento” (30 Septiembre 2019): estamos llamados no a “saber la Biblia sino a vivir la Palabra”, la cual es una persona viva, la que “se hizo carne y habitó entre nosotros” (Jn 1, 14).

Esa Palabra viva es la que encontramos cada domingo en la Santa Misa, pues no venimos a “escuchar ideas” sino a “encontrarnos con Cristo presente en el hermano, la Escritura, la Eucaristía”.

Hoy, Él mismo nos llama al viaje maravilloso de la misión en el mundo: un mundo “tierra de sombras” como se llamaba al norte de Israel por su mezcla con ideas y vivencias contrarias a la voluntad del Dios de la vida. Una tierra que Él bendice sin embargo, “quebrantando su yugo” mediante la visita del Divino Pescador de hombres.

Jesús, en esa misma región del norte, visita la orilla del lago y se va vivir a Cafarnaúm: ¡la luz se hace misionera en tierra de sombras, pues hemos de llevar su presencia a quien la necesita!.

Cristo, que es la misma Palabra, comienza predicando incansablemente una predicación movida por la misericordia ante la situación humana. Él llama a la conversión a un mundo que sufre por su pecado: ¡la misión es la predicación con la vida más que con la Palabra, llevar el mensaje de Dios quiere nuestra salvación!.

Es así como Cristo es el “Divino Pescador”, su ministerio inicia a la orilla de las aguas del lago, para indicar que viene a salvar a los perdidos en el mar del pecado. En la Biblia el mar es símbolo de la historia humana confusa, cruel, ausente del plan de Dios, ¡vivamos la Palabra, ayudemos al Divino Pescador dejándolo todo “en seguida” para no dejar que el mundo se pierda sin la Buena Noticia!.

Hoy Él llama a otros a unirse a su misión de salvación, que este Domingo de la Palabra sea el “domingo de la Escucha de ella y de la misión a partir de ella”.

Que nos dispongamos a tenerla  en la mente (conocerla, estudiarla) en el corazón (amarla, que ella nos oriente en nuestras decisiones) y en la manos (por la caridad operante, como los santos, como los misioneros) siguiendo el consejo de San Francisco de Asís: “Que tu vida sea un Evangelio abierto para quien trate contigo”.

Firma Monseñor Víctor Hugo Palma

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.