Nuestra Fe

Published on 12 enero 2016 | by Pepe Barrascout

10 cosas importantes, sobre nuestra fe católica

Nosotros somos católicos y ¡Sí!, también somos cristianos. Jesús es el centro de nuestras vidas y nuestra fortaleza en todos los sentidos

Sin lugar a dudas que, en estos tiempos y en esta sociedad en que vivimos, a todos los católicos se nos ha hecho un poco difícil vivir nuestra fe, sobre todo porque estamos ante un bombardeo constante de antivalores, de ataques, persecuciones y ofensas a todo lo que creemos. Basta con nombrar solamente la persecución y matanza de cristianos que padecemos en el medio oriente.

Por si fuese poco, recibimos constantes ataques de muchos protestantes que cada día nos repiten una y otra vez las mismas frases de siempre para ver si pueden quebrar nuestra fe; pero lejos de eso, y viéndole el lado positivo, han logrado que muchos católicos estudien con más detenimiento la fe católica, formándose y teniendo claro nuestras bases.

Lo siguiente, es un artículo publicado en el blog “Catholic Community of St. Christopher”. Son algunas aspectos básicos que, nosotros los católicos, debemos conocer.

1.- Nosotros somos cristianos

“¿Es usted cristiano o es católico?” ¿Cuantas veces nosotros escuchamos esto a diario? muchísimo. Y nuestra respuesta es ¡Sí!. Nosotros somos católicos y ¡Sí!, también somos cristianos. Jesús es el centro de nuestras vidas y nuestra fe católica nos llama, no sólo a una relación personal con Él, sino que además nos llama a una relación íntima con Él, y eso lo logramos cuando comulgamos y nos hacemos uno con cuerpo y cuerpo místico de Cristo que es toda la Iglesia.

2.- Nosotros amamos la Biblia

La Iglesia Católica está basada en la Biblia. Proclamamos la Sagrada Escritura a diario en la Santa Misa todos los días y más aún cada domingo. Las oraciones de la Misa y muchas de nuestras oraciones personales utilizan partes de las palabras de la Biblia. La Sagrada Escritura es incorporada así en nuestra educación religiosa, de forma permanente.

3.- Hacemos una gran cantidad de cosas buenas cuando trabajamos con fe

Los Católicos realizamos muchos servicios a la caridad, llevamos comida y damos de comer a muchas personas, vestimos a los que tienen poco, damos albergue al que no tiene donde ir, brindamos educación a personas de escasos recursos y proporcionamos atención médica a los más necesitados, más que todos los grupos religiosos que existen en la tierra. Para nosotros esto no es un concurso, pero es necesario que lo sepas, porque muchos desconocen lo que brinda la Iglesia a toda la población en todo el mundo.

Nosotros creemos fielmente en la promesa de Jesús de que nos encontramos con Él cuando servimos, junto con otros cristianos y personas de buena voluntad, a los más desposeídos.

4.- No siempre estamos a la altura de nuestra vocación

Se supone que debemos ser amables, acogedores y estar siempre alegres. Pero esto no siempre es así. Como todos, cada uno tiene sus errores y fallas, pero tratamos de que poco a poco el Señor nos vaya transformando el corazón. Si alguna vez has visitado una parroquia católica y no te has sentido bienvenido, por favor regresa, un mal día lo puede tener hasta el Sacerdote más santo.

A través de la oración y el servicio a los demás tratamos de mostrar el amor de Cristo en todo lo que hacemos, y aunque “queriendo hacer el bien, a veces terminamos haciendo el mal que no queremos” (Rom 7,17), continuamos trabajando en nuestra conversión.

5.- Aunque no la adoramos a ella, pensamos que la Madre de Jesús, María, es muy especial

Cuando tienes un buen amigo, es muy probable que tú conozcas a su madre y probablemente aprecies su papel de que ella sea una muy gran ayuda para tu amigo. Jesús es tu amigo, y Él tiene una mamá que le brinda ha colaborado y colabora con Él en su plan de salvación. De la misma manera en que se pide a un miembro de la familia que ore por nosotros, así mismo nosotros le pedimos a la Santísima Virgen María que ruegue por nosotros y todos los que buscan a su Hijo, nuestro Señor. Ella es nuestra intercesora, nuestra gran colaboradora.

6.- Nuestra estructura de autoridad nos permite ofrecer una enseñanza clara y consistente

Jesús prometió que el Espíritu Santo mantendría a su Iglesia libre de errores en su enseñanza doctrinal y moral. Esa es una tarea difícil, pero Jesús cumple sus promesas y pide a sus Apóstoles – y estos a su vez a sus sucesores, quienes son hoy en día nuestros obispos en todo el mundo – que enseñen en su nombre con autoridad y el amor. (Leer 1 Corintios 11,2; 1 Tim 6,20; 2 Tim 12,14)

“Manténganse firmes y conserven fielmente las tradiciones que aprendieron de nosotros, sea oralmente o por carta.” (2 Tes 2,15)

7.- Los católicos creemos que, una manera en que Jesús cumple su promesa de estar con nosotros es a través de los 7 sacramentos

Todos los humanos podemos ver, tocar, saborear, oler y también oír; ¡Dios nos hizo de esa manera! En los Sacramentos, los católicos personalmente experimentamos la presencia de Jesús en formas que completamente incomprensibles a nuestros sentidos y que complementan nuestro encuentro con Él en la Biblia.

En la Palabra y los Sacramentos de Dios, tenemos una relación muy personal con nuestro Salvador.

8.- Nuestra adoración es única, hablando en el buen sentido

Dios nos ama demasiado como para dejarnos adivinanzas acerca de cómo Él quiere ser adorado. Jesús murió y resucitó una vez para salvarnos a todos del pecado y la muerte, pero la Santa Misa nos permite estar presentes, de una forma muy gratificante, en su continuo y eterno sacrificio, y le ofrecemos un agradecimiento a nuestro Padre celestial en nuestra adoración.

Los ministerios de oración quizás sean geniales, las charlas pueden inspirar; pero la Santa Misa es como cumplimos con el mandato de Jesús a “Haced esto en memoria mía” (1 Cor 11,24)

9.- Nosotros queremos que todas las personas de buena voluntad trabajen con nosotros para que juntos podamos construir la civilización del amor

Una persona de buena voluntad tiene presente que algunos comportamientos son mejores que otros y desea trabajar con todas las personas, y siempre discerniendo verdaderamente las mejores líneas de acción para que beneficien a individuos y comunidades.

Las personas de buena voluntad vienen en todas las formas, tamaños, colores y credos. Nos amamos y respetamos. Vamos a trabajar juntos para conocer y hacer la voluntad de Dios y sobre todo ayudando a los que lo necesitan.

10.- Nos encantaría que usted nos visite y quizás, incluso, que pueda quedarse por un momento

“¡Mi casa es tu casa!” Esta frase expresa la bienvenida, la actitud alegre a la que aspiramos todos los fieles en todas nuestras parroquias. Las iglesias católicas son lugares de adoración y silencio donde los visitantes a menudo se encuentran con un lugar tranquilo para orar o sentir algo de paz.

En la Santa Misa, cuando la comunidad realiza su agradecimiento y adoración a Dios, hay folletos en cada asiento, o a veces en las bases de los pilares de la Iglesia, los cuales suelen explicar qué hacer en varios puntos y van guiando tu experiencia, sobre todo cuando es el momento para la Santa Comunión.

Por favor, ven a visitarnos; nos encantaría verte

Plaza de San Pedro

Foto: Plaza de San Pedro, Ciudad del Vaticano.


Adaptación, aportes y traducción al español, originalmente publicado en Catholic Community of St. Christopher.


| 12 enero 2016 | Nuestra Fe



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑