Evangelio Dominical

Publicado el 2 septiembre 2018 | por Monseñor Víctor Hugo Palma Paúl

¡Marchemos por la vida con corazón nuevo!

Queridos hermanos:

Este domingo sobresale en la Palabra de Dios la enseñanza sobre el cumplimiento sincero de la voluntad de Dios, se nos invita no solo a poner en práctica la Ley de Dios “sin agregados” de nuestra conveniencia (primera lectura del Deuteronomio) sino también a “examinar nuestro corazón” del que pueden salir cosas no buenas, sino el mal, la mentira, los atentados contra la vida. En la Biblia, el corazón es el centro de las decisiones y del punto de vista sobra la vida, la realidad, el valor de la existencia; ¡pidamos la conversión al Señor desde cualquier falsedad que surja de nuestro corazón, donde a veces llamamos “bien” a lo en realidad está mal.

Es por ello que la Conferencia Episcopal nos anima a apoyar la Marcha por la Vida de hoy 2 de septiembre, a las 2 de la tarde para proteger las 2 vidas, la de la madre y la de su hijo. Vivimos, queridos hermanos, tiempos de confusión surgidos del apartamiento del bien revelado no solo en la Palabra de Dios sino en la misma razón humana; ¡no se escucha al Señor de la vida ni se sigue la recta conciencia!.

En esta Marcha por la vida (de la Municipalidad de Guatemala a la Plaza Central, frente a Catedral Metropolitana) pediremos públicamente que no procedan dos iniciativas de Ley en el Congreso:

  1. La 5376 llamada tan falsamente “protección, acceso a la justicia, reparación digna y transformadora para niñas y adolescentes, etc.” cuando en el fondo se propone el crimen del aborto fundándose indebidamente en los casos de violación. Como cristianos y guatemaltecos condenamos la violaciòn y pedimos su justa penalización, pero nunca podremos aceptar el crimen del aborto “una realidad verdaderamente criminal” nos dice el Papa Francisco.
  2. También nos manifestamos contra la iniciativa 5395 llamada “de igualdad de género”, otro caso de perversión del lenguaje, en cuanto no existen “géneros a escoger” sino realidades sexuales asignadas por Dios cuando creó al ser humano como “hombre y mujer” (Génesis 1, 27-28); ¡reconozcamos la verdad de la vida humana y no atentemos ni contra la Fe ni contra la realidad humana cientìficamente comprobada!.

Esta Marcha 2.2.2. asume una tarea que no es fácil, poderosas instituciones económicas como Plan Parenthood y acciones de USAID en Guatemala quieren clonar en nuestra tierra y cultura los errores tremendos de otras naciones donde la aprobación de un “falso derecho al aborto” y la “imposición de los mal llamados derechos a la diversidad de género” han creado confusión, división social y son aquella “colonización ideológica” que también ha condenado claramente el Papa Francisco.

Apoyemos pues esta marcha que quiere realizar entre nosotros el “Evangelio de la Familia” fruto del reciente Encuentro de las Familias en Irlanda. Que de nuestro “corazón renovado en Cristo” surja el apoyo a la Familia, evitando que nuestros legisladores caigan en la trampa de servir a la “cultura de muerte”.

Que María proteja a Guatemala en este mes de la Patria para que venzamos el mal del error que quiere llegar a hacer “leyes”, con la fuerza del bien, la verdad y el amor a la vida humana.

Firma Monseñor Víctor Hugo Palma




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Subir ↑