Nuestra Fe

Published on 7 diciembre 2014 | by Pepe Barrascout

Segundo Domingo de Adviento

Segundo Domingo de Adviento (ciclo B)

Reunida la familia o el grupo de personas, se encienden: la vela del primer domingo y la que corresponde al segundo domingo.

Hermanos:

Al introducirnos más de lleno en el tiempo de Adviento, la Palabra de Dios nos urge a una reflexión más profunda. Hoy se nos llama a cambiar de vestidura, a cambiar nuestro esquema de vida, para que la Salvación de Dios sea una realidad. Jesús se ha encarnado en la historia de una vez para siempre. Vivir la Fe cristiana, es vivir esa perpetua encarnación de Salvación.

Invocación

Padre de Familia: – Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

Todos: – Que hizo el cielo y la tierra. (nos persignamos)

Oremos

Despierta tu poder, Señor y ven a salvarnos, para que al escuchar tu Palabra, aceptemos la liberación que Tú nos ofreces y estemos preparados para recibirte cuando vengas en Navidad y al final. Te lo pedimos a Ti que por ser Dios, vives y reinas, por los siglos de los siglos. Amén.

Hermanos:

Al celebrar este segundo Domingo de Adviento, preguntémonos en qué medida, Cristo llega a nosotros en una vida auténtica.

– Porque como Iglesia, no siempre somos signos de esperanza. Señor ten piedad.

– Porque a menudo flaqueamos en el seguimiento de Cristo. Señor ten piedad.

– Por la rutina y el tedio que domina a tantos hogares. Señor ten piedad.

– Por la superficialidad, con que a veces vivimos nuestra Fe. Señor ten piedad.

Escucha, Señor, la voz de quienes te buscamos y queremos convertirnos a Ti. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Segundo Domingo de Adviento

Lectura del Santo Evangelio, según San Marcos 1, 1-8.

Comienza el evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Está escrito en el profeta Isaías: Yo envío mi mensajero delante de tí para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: Prepárenle el camino al Señor, allanen sus senderos.

Juan bautizaba en el desierto: predicaba que se convirtiera y bautizaran, para que se les perdonasen los pecados. Acudía la gente de Judea y Jerusalén, confesaban sus pecados y él los bautizaba en el Jordán.

Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de langostas y miel silvestre y proclamaba: detrás de mi viene el que puede más que yo y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo los he bautizado con agua, pero Él los bautizará con Espíritu Santo.

– Palabra del Señor.

– Gloria a tí Señor Jesús.

Meditación.

¡Oh Señor, Pastor de la casa de Israel, que conduces a tu pueblo, ven a rescatarnos por el poder de tu brazo! ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!.

¡Oh sabiduría, salida de la boca del Padre, anunciada por los profetas, ven a enseñarnos el camino de la salvación! Ven pronto, Señor. ¡Ven, Salvador!.

Hijo de David, estandarte de los pueblos y los reyes, a quien clama el mundo entero. ¡ven a librarnos, Señor; no tardes más!

Oración Comunitaria.

Roguemos al Señor, para que esta familia sea fiel testimonio de una vida iluminada por la Palabra de Dios.

– Para que como comunidad cristiana, crezcamos en la Fe, Esperanza y Caridad. Te rogamos, Señor.

– Para que sepamos dar frutos de justicia. Te rogamos, Señor.

– Para que todos busquemos el Don de la Paz, tan necesario en estos momentos. Te rogamos, Señor.

– Para que a lo largo de este año Litúrgico, sepamos descubrir una forma de vida que responda a las exigencias del Evangelio. Te rogamos, Señor.

Oremos juntos como hermanos, la oración que Jesús nos enseñó:

Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad. Así en la tierra, como en el cielo. Danos hoy, nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Dios te Salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Gloria al Padre, Gloria al Hijo y Gloria al Espíritu Santo.

Amén.

Oraciones para los demás Domingos de Adviento.


| 7 diciembre 2014 | Nuestra Fe Oraciones



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Back to Top ↑