Tercer Domingo de Adviento

Tercer Domingo de Adviento (ciclo B)

Reunida la familia o grupo de personas, se encienden las candelas del primero domingo, la del segundo y la del tercer domingo.

Hermanos:

A medida que avanza el Adviento y crece nuestra expectativa por un encuentro más intenso con Jesús, la Palabra de Dios, se hace más vital y concreta. El Cristo de la Fe es un Cristo viviente en cada uno de nosotros y en la comunidad. Un Cristo dinámico, activo impulsado por la fuerza del espíritu, que siembra la semilla de un trigo que debe rendir el ciento por uno.

Invocación

Padre de Familia: – Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

Todos: – Que hizo el cielo la tierra (nos persignamos).

Oremos

Señor vuelve tu rostro hacia nosotros y ven a salvarnos, para que al celebrar el nacimiento de Jesucristo, nos sintamos atraídos por la vida nueva que Él nos ofrece, y dejemos las viejas costumbres del pecado, en que hemos vivido. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Hermanos:

Preguntémonos si nuestra fe está inserta en la realidad que nos toca vivir y si da frutos de justicia y de amor.

– Porque a veces somos reacios a dejarnos llevar por la fuerza del espíritu.Señor ten piedad.

– Por el desconocimiento que tenemos los cristianos, de Cristo y su Evangelio. Señor ten piedad.

– Porque pretendemos interpretar la Palabra de Dios, a nuestra conveniencia. Señor ten piedad.

– Por la responsabilidad que tenemos en la mentira, la injusticia y las divisiones de nuestra sociedad. Señor ten piedad.

Oremos: Señor, purifícanos con la fuerza de tu Palabra para que seamos dóciles a lo que Tú quieres de nosotros. Por nuestro Señor Jesucristo, que vive y Reina por los siglos de los siglos. Amén.

Tercer Domingo de Adviento

Lectura del Santo Evangelio, según San Juan 1, 6-8, 19-28.

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan, éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para ue por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz.

Los judíos enviaron desde Jerusalén, sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: -¿Tú quién eres?. Él confesó sin reservas: – Yo no soy el Mesías. Le preguntaron: – Entonces ¿que? ¿eres tu Elías?. El dijo: – No lo soy.

– ¿Eres tú el Profeta? respondió: – No. Y le dijeron: ¿quién eres?, para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?. Él contestó: – Yo soy “la voz que grita en el desierto: Allanad el camino del Señor”  (como dijo el profeta Isaías). Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: – Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?. Juan les respondió: – Y bautizo con agua: pero en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el viene detrás de mí, que existía antes que yo y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.

Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

– Palabra del Señor.

– Gloria a ti Señor Jesús.

Meditación.

Juan era la voz, pero el Señor es la Palabra que existe desde el principio. Juan era una voz provisional; Cristo, desde el principio, era la Palabra Eterna.

Y precisamente, porque resulta difícil distinguir la Palabra de la voz, tomaron a Juan por el Mesías. La voz fue confundida con la Palabra: pero la voz se reconoció a sí misma, para no ofender a la Palabra.

“No soy -dijo- El Mesías, ni Elías, ni el Profeta”.

“Yo soy la voz que clama en el desierto: Preparad el camino al Señor”.

¿Que quiere decir “Preparad el camino”, sino: pensad con humildad?

Cristo, Tú que has venido al mundo, ten piedad de nosotros.

Oración comunitaria.

Hermanos, roguemos a Dios, para que esta Comunidad cristiana aquí reunida, sepa asumir todas sus responsabilidades en este momento histórico que nos corresponde vivir.

– Para que, como Iglesia, prediquemos más con hechos que con palabras.Ven, Señor Jesús.

– Para que, seamos sinceros en nuestros cuestionamientos. Ven, Señor Jesús.

– Para que, cada uno sepa descubrir la parte de responsabilidad que nos toca en la construcción de un mundo mejor. Ven, Señor Jesús.

– Para que nuestro corazón permanezca abierto a la voz del Espíritu. Ven, Señor Jesús.

– Para que vivamos nuestro cristianismo con alegría y dinamismo. Ven, Señor Jesús.

Oremos ahora por la confianza de sentirnos Hijos de Dios:

Padre Nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad. Así en la tierra, como en el cielo. Danos hoy, nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Dios te Salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte.

Gloria al Padre, Gloria al Hijo y Gloria al Espíritu Santo.

Amén.

Oraciones para los demás Domingos de Adviento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.